Archivo de la etiqueta: taijutsu

Bujinkan, en el Japan Weekend

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenario
Quiero agradecer todos los compañeros que me han ayudado con esta exhibición en “Chibi Japan Weekend, 2014”. Mi buyu Tato me ha pedido que plasmara mi feeling…

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenarioBueno, mi sensación es que cuando se lleva tiempo entrenando con tus compañeros se nota el sentimiento, o más bien el sentido de taihenjutsu. Porque aunque prepares algo que hacer, solamente con transmitir la idea, no hace falta mucho más. Todo el mundo se mueve, y ahí está surgiendo de manera natural, gracias a la esencia que ya hay en todos nosotros.

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenarioComo decía una vez mi Maestro Pedro Zapatero, aunque ahora alguno dejaramos de entrenar y tuviéramos  que moveros en una determinada situación, nos moveríamos de manera natural; ya tendríamos parte de taihejutsu en nosotros, por lo que se nota el trabajo de nuestro Maestro.

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenarioResulta un placer rodearse de esta calidad humana de compañeros, donde en un momento se establece una piña, técnica y humana; un círculo completo, para un fin común: dar a conocer el taijutsu de Hatsumi Sesei, a través de nuestro Maestro Pedro Zapatero.

Simplificando. Entrenando todo aparece.

Gracias Maestro. Y a todos los compañeros que estuvimos allí, y a los que no, también, ya que a todos nos gustaría estar en todas las situaciones: en los vientos marciales.

Shidoshi Francisco Rodríguez


Estoy en la universidad

Y a qué viene esta tontería con casi 37 tacos de que soy universitario, pues bien, esto es porque siempre he considerado que el Budo Taijutsu es muy parecido al sistema de estudios por el que todos hemos pasado. Me explico comparándolo con mi vida académica.

Los grados kyu, desde el 10º hasta el 1º lo comparo con la etapa de infantil y la antigua EGB (en la actualidad Infantil y Primaria) que muchos hemos cursado. En dicha etapa de nuestras vidas aprendemos lo básico, lo principal, lo fundamental, los pilares que nos servirán para asentar nuestros conocimientos y poder seguir progresando. Así aprendemos las letras, para poder formar palabras con las que a su vez elaboraremos oraciones, para finalmente poder escribir y expresarnos mediante textos así como leerlos. Como también por ejemplo aprendemos los números, los cuales nos servirán para realizar operaciones y cálculos. Y otras muchísimas cosas más que seguiremos usando a lo largo de nuestras vidas.

Mientras, nosotros en esta etapa aprendemos rodamientos, caídas, saltos… y como no,  multitud de técnicas muy básicas de distintas escuelas. Todo esto, al igual que lo que aprendemos en el cole lo seguiremos usando toda la vida.

Pero a la vez tanto en la escuela como en el dojo aprendemos valores, así pues tanto en un lado como en el otro nos vamos formando como personas, en lo académico, en lo físico y en lo personal.

kamizaUna vez que terminamos esta etapa pasábamos al instituto BUP y COU (ahora ESO y Bachiller), que lo compararía con el 1º hasta 4º dan, en el que hemos salido del cole y damos un pasito más, aprendiendo aspectos y técnicas más elaboradas.

El Sakki test para mí sería la selectividad, la prueba que hay que superar para iniciar estudios universitarios que comprendería del 5º al 9º dan, como una antigua carrera universitaria Diplomatura o licenciatura o Grado en la actualidad.

Del 10º a 15º dan ya podríamos estar hablando de doctorado, master universitarios, etc.

En fin, esta comparación es solo una opinión mía, ya que encuentro bastantes similitudes y la progresión es más o menos la misma. Ambos sistemas de estudios nos preparan para la vida, nos ayudan a ser mejor personas y tener unos valores que hoy en día por desgracia no tienen la mayoría. Así pues, ESTOY EN LA UNIVERSIDAD.


Sin el plan muy claro

Joaquín Garralda – “Tatín” (2º Dan de Yû Ryu – Tato Canoe Dojo) – Junio 2012

…Fletias compartió el concepto de los planes de acción…

Pedro Fleitas (en el curso que impartió en Granada) compartió con nosotros el concepto de los planes de acción. Solemos programarlo todo, de la manera más estricta y estática posible. Pero que la verdadera belleza reside en esas acciones espontáneas y etéreas, que en un instante afloran para desaparecen, y sólo dejar una esencia que nada tiene que ver con el plan inicial, sino con lo que hay detrás de la persona, del taijitsu.  Al menos eso es lo que yo entendí (que puede o no tener que ver con lo que él dijo).

En ese momento me impresionó ese concepto. No creo que lo entendiera al principio (y probablemente todavía no lo haga), pero ahora me doy cuenta que no es nuevo en mi vida, sino que mi maestro ya me lo había transmitido, y precisamente este viaje es prueba de ello.

…nuestro maestro disfrutaba con nosotros…

A las 4:40 de la mañana, se levantaban tres somnolientos guerreros en casa del maestro, dispuestos a embarcarse en una pequeña aventura. Tato, mi buyu (y gran amigo) Juan, y yo. Nos disponíamos a ir a Granada, entrenar y volver en el mismo día. ¿Una locura? Quizás, pero no lo vivimos como tal. Fueron horas en coche de disfrutar egoístamente de nuestro maestro, esta vez sólo para nosotros. Y el placer de notar cómo el también disfrutaba con nosotros. Horas de risas, de historias y de reflexiones.

Grupo representante de Uma Ryu con Pedro Fleitas

…sin el plan muy claro logramos llegar…

Sin el plan muy claro, con unos sándwiches en el maletero, nuestros kimonos y una sonrisa que nos duró todo el viaje. Así fue como logramos llegar a Granada, sólo para comprobar que no éramos los únicos que no podían dejar de sonreír. No importaban el grado, no importaban los años que lleváramos entrenando, no importaba de dónde venía cada uno; todos compartimos la misma cara de incredulidad al ver “levitar” a Fleitas por el tatami. Maestros como alumnos, y todos como participantes, acabamos llevándonos un poco más de calor dentro de nuestros corazones.

Pedro Fleitas realizando una técnica

La vuelta, lo que podía haberse tornado en una tortura, no fue otra cosa que la continuación de nuestra particular aventura. El cansancio no pudo hacer mella en la euforia que aún plagaba cada célula de nuestro cuerpo, y que hizo que la ilusión nos acompañara el resto del viaje.

…ninguna programación pudo haberlo mejorado…

Una vez acabado, me di cuenta que de esto es de lo que hablaba Pedro. Más allá de los planes que hayamos podido hacer (o no), se encontraba un viaje que aunque pareció durar un instante, nos dejó con el equivalente a meses de experiencias. Ninguna programación pudo haber mejorado el viaje. Fue algo que casi improvisamos la semana anterior y de lo que disfrutamos cada segundo. Sólo hay gratitud en mi corazón hacia mis dos compañeros en esta aventura, que consiguieron sacar la belleza de cada instante.

Grupo de participantes en el seminario de Granada 2012