Archivo de la etiqueta: sensei

Bujinkan, en el Japan Weekend

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenario
Quiero agradecer todos los compañeros que me han ayudado con esta exhibición en “Chibi Japan Weekend, 2014”. Mi buyu Tato me ha pedido que plasmara mi feeling…

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenarioBueno, mi sensación es que cuando se lleva tiempo entrenando con tus compañeros se nota el sentimiento, o más bien el sentido de taihenjutsu. Porque aunque prepares algo que hacer, solamente con transmitir la idea, no hace falta mucho más. Todo el mundo se mueve, y ahí está surgiendo de manera natural, gracias a la esencia que ya hay en todos nosotros.

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenarioComo decía una vez mi Maestro Pedro Zapatero, aunque ahora alguno dejaramos de entrenar y tuviéramos  que moveros en una determinada situación, nos moveríamos de manera natural; ya tendríamos parte de taihejutsu en nosotros, por lo que se nota el trabajo de nuestro Maestro.

Bujinkan - Japan Weekend: en el scenarioResulta un placer rodearse de esta calidad humana de compañeros, donde en un momento se establece una piña, técnica y humana; un círculo completo, para un fin común: dar a conocer el taijutsu de Hatsumi Sesei, a través de nuestro Maestro Pedro Zapatero.

Simplificando. Entrenando todo aparece.

Gracias Maestro. Y a todos los compañeros que estuvimos allí, y a los que no, también, ya que a todos nos gustaría estar en todas las situaciones: en los vientos marciales.

Shidoshi Francisco Rodríguez


Mi primer feeling en Ninjutsu

Quizá comparta muchas cosas de las q voy a decir con mis compañeros, y quizá sea por eso por lo que entrenando con ellos me siento en familia.

Siempre he querido practicar artes marciales, pero nunca he encontrado el momento en el que apuntarme. Este verano di el gran paso y sí, me apunte a Ninjutsu.

Lo que más me sorprendió el primer día fue el compañerismo de los compis. Estaba claro. Yo tenía un concepto erróneo de las artes marciales.

Creía que el arte marcial en sí, consistía en ir, aprender, defenderte y ya, pero estaba totalmente equivocado, yo sabia que consistía como he dicho antes en la defensa utilizando el físico pero lo q no sabia y cada día voy descubriendo es el feeling de las técnicas, y que la mayoría de las veces la mejor defensa es la que trasmites y la que siente uno mismo, la que se trasmite espiritualmente y con el corazón.

Desde que llevo en Bujinkan he comprendido varias cosas, esto he de agradecérselo a la gente con la que entreno y a Tato mi maestro ya que todo lo que me enseñan lo intento aplicar día a día en mi vida.

Antes de acabar con esta especie de artículo me gustaría mencionar dos frases del libro de “EL NINJA MODERNO “ (de Hatsumi Sensei) que son: “ La esencia del Budo consiste en vencer claramente mediante su conocimiento pero sin luchar. El Ninjutsu es igual, si no estamos preparados en su esencia, si no conocemos su verdad, nunca podremos decir que hemos llegado a un conocimiento completo de dicho arte”. Y la segunda: “Todos cuando empezamos somos como un pequeño insecto, pero a pesar de ello hasta el más insignificante insecto si se agarra a la cola de un caballo puede recorrer cuatro mil millas”.

Os animo a que descubráis este arte marcial.

UN SALUDO.

Manuel Padilla Montoya (8º kyu), Yû Ryu – Tato Canoe Dojo


El guerrero pacífico

Miguel Carrasco – 28/02/2011

Vivencias como tener la posibilidad de escribir este

Interesante artículo para la nueva web de nuesto dojo, sin

Santa idea de como empezarlo, son las cosas que me

Insuflan sentimiento de auténtica vida.

Titulado El guerrero pacífico, ya que evoca ese

Ánimo especial que percibo en conjunto, de todos los  

Entrenamientos con el Shihan Pedro Zapatero.

La verdad, que deseo un mundo en el que se respire la

Bondad, simpatia, claridad y  la alegría de

La que hacen gala mis profesores.

Obligadamente tengo que mencionar a un

Gigante, titulo que se puede aplicar

Desde un nuevo cinturon blanco, hasta

El más viajado buyu.

La ilusión de crear y creer

No debe tener fín.

Innestimable en mi enseñanza, viajes, futuro y corazón.

Notarlo en cada uno de mis profesores y compañeros, me enseña que

Juntos hacemos Budo, dejando de ser compañeros marciales para ser

Amigos, diferentes, pero con un solo corazón y una sola dirección.

Para que conozcais un poco al que está escribiendo esto, os pondré en

Antecedentes, más o menos llevaré un año en bujinkan.

Todo este tiempo há sido para mí, un paso de gigante

Además de cómo he dicho el poder compartir este sentimiento entre

Todos los buyus es señal de un brillante futuro.

Ahora , ya presentado, me centraré un poco más en el entrenamiento.

Como leve referencia al Taijutsu que ví en el entrenamiento, diré que empiezo a notar ya en un año, suavidad , precisión y detalles muy cuidados que antes no percibía. Ahora pienso que me puedo dar con un canto en los dientes si me logro mover como ellos algún día. Cada detalle nuevo que percibo , lo comparto mientras entreno con mis compañeros, compartiendo así esa técnica tan costosa y maravillosa que tienen mis maestros y que de alguna manera les será devuelta.

El guerrero pacífico es para mí Pedro Zapatero, ya tiene la peculiar caracteristica de ser capaz de dar palizas cariñosas, y es que aunque se embute en una armadura, siempre se deja fuera el corazón.

Los que conozcan a Pedro de más tiempo seguro que piensan como yo , es un guerrero auténtico, pero un guerrero que combate con el corazón.

Mi profesor Charly siempre me hablaba maravillas de Pedro Zapatero y de Pedro Fleitas, tanto que me resultaba increíble de creer.

Yo no creía que fuera para tanto hasta que los veo en acción, ahora sé que ni mil tormentas los detendrían, y es que cuando hay tormenta ellos se transforman en truenos y relámpagos.

El sábado fue un entrenamiento de muy alto nivel, pero en el que bajamos el centro de gravedad para compartir movientos que van pasando a ser parte de nosotros día a día.

El primer contanto que tuve con la Bujinkan , el primero que me hablo así pues de Hatsumi Sensei fue Javi Judo, que me comento que él debía practicar los movimientos básicos al menos 20 veces al día, me parecieron muchas veces, pero ahora me parecen pocas.

Ahora los hago muchas más ya que los he incorporado a mi vida, hago tai sabaki con la mirada si hace falta, me dijo mi profesor Charly que llega un momento que la persona que eres en el tatami y la que eres en tu vida diaria se funden para ser una.

Esto lo noto en Pedro Zapatero,  cuando se pone armadura se deja fuera el corazón y cuando no la lleva, sigue siendo un guerrero, entrenar con él es un lujo.

Ahora quiero hablar de sentimiento. Celebrar el Uma Ryu junto con tanta gente sorprendente es maravilloso, es un camino lleno de felicidad, hay tanto que festejar y tan poco tiempo que apenas nos queda tiempo para cambiar unas impresiones después del entrenamiento, celebramos nueva página web, creo que fueron 4 los cumpleaños que se festejaron, algunos compañeros y yo mismo fuimos subido de grado, me encantó estar en ese momento apoteósico , tan grandioso que es difícil de expresar con palabras. Ojalá conocer la bujinkan fuera asignatura en los colegios, si tienes oportunidad de conocer a gente tan maravillosa no te lo pienses dos veces, es un ejército invencible, como un ejército de fakires en la época medieval, no hay quien se la clave.

Espero que este texto os haya recordado levemente el entrenamiento y sobre todo ese carácter tan especial de los que son nuestros profesores marciales.

Nos vemos en el tatami, luchando como guerreros que somos, contra la vida aburrida y monótona, llenandola de color, maestría  y Alicientes, continuando nuestro camino, viviéndolo sin fin.

Domo arigato.

Miguel Carrasco


Mi viaje a Japón 2012

Todo surgió de repente, sin planes. A primeros de noviembre un día como otro cualquiera hablando con Javi (mi teacher), recuerdo que le pregunté sobre si este año habría viaje a Japón como los anteriores, pero nadie lo sabia con seguridad…
A los pocos días Charlie puso un comentario en Facebook confirmando el viaje y al leerlo, sin darme cuenta mi mente ya había comenzado a prepararlo todo.
No puedo explicar la felicidad que sentí al leerlo pero si puedo decir que tenia claro que este año iba a conseguir viajar a Japón.
Los días fueron pasando y con el billete ya comprado, enseguida llegó el Lunes 19, hice la maleta y me despedí de mi familia, de mi teacher y de mi novia Cristina!
Fue un momento algo duro para mí al ver a todos con cara de preocupación al marcharme, pero intenté que no se me notara para que no se preocuparan más de la cuenta jijiji.
Cogí el coche y fui hasta la casa de Jaime que me invitó a dormir para salir juntos hacia el aeropuerto la mañana siguiente.
Una vez en el primer avión y pasadas unas dos horas aterrizamos en Amsterdam y allí subimos al avión que nos llevaría directos a Japón. Era la primera vez en mi vida que salía de España, asíque me parecía todo increíble.
Cuando bajamos del avión después de un montón de horas…no podía terminar de creerme que estuviera allí…por fin habíamos llegado a Tokio!! Aunque aún nos quedaban 3 horas en tren y 1 en autobús hasta llegar a nuestro primer destino: Togakushi.
Al llegar me quede impresionado por el cambio tan brusco de mentalidad y costumbres.
Al bajarnos del autobús aun nos quedaban unos km andando que gracias a José nos los pudimos evitar ya que se estaba haciendo de noche y hablando en un perfecto japones con la gente del lugar, consiguió que el personal del hotel nos bajara a buscar con una flamante furgoneta jaja.
A la mañana siguiente comenzamos la pateada para ver los templos del lugar entre las montañas y los parajes…que puedo decir…no he visto algo tan bonito en mi vida. Las fotos hablan por si solas, aunque si os impresionan las fotos…verlo en directo es una pasada!!
Al terminar de ver todo lo que nos dio tiempo nos fuimos hasta nuestro próximo destino Kashiwa, donde teníamos el hotel para pasar los días.
A la mañana siguiente partimos ya para el Hombu Dojo a nuestro primer entrenamiento. Confieso que tenía muchísimas ganas de llegar para ver aquello y entrenar.
La primera clase fue con Noguchi, al entrar por la puerta, descalzarme y mirar alrededor aun no podía creerme que estaba allí. Me puse el quimono saludé en dirección al Kamiza y entré al tatami…no pensé… simplemente me sentía muy feliz.
El entrenamiento se me hizo muy corto, disfrute como un niño entrenando y con una sonrisa de oreja a oreja todo el tiempo.
Llego la tarde y tocaba clase con Hatsumi Sensei, yo estaba tranquilo y paciente, hasta que apareció por la puerta del Hombu…en ese momento se me puso la piel de gallina.
Hatsumi Sensei iba vestido con ropa de calle, se descalzó al entrar y me pareció ver como que le costaba subir un escalón que había, caminaba despacio, se metió en un cuarto a cambiarse y a los pocos minutos salio con el pantalón del kimono, una sudadera y abrochándose el cinturón…algo cambió en él cuando se puso el kimono. Parecía un chico de 20 años! Se le veía muy feliz de estar allí dando la clase.
La clase comenzó sacando a dos personas para que ejecutaran una técnica y a partir de ahí el iba haciendo Henkas, moviéndose y adaptándolas. Parece que no hacía nada y lo hacía todo… en un parpadeo tenía a uke en el suelo retorcido de dolor. Ver como se mueve a su edad es todo un espectáculo.
Mientras que ejecutaba técnicas le veía reírse y disfrutar con lo que hacía, y ahí fue cuando me di cuenta de que me sentía como en casa.
Ver a toda la gente a mi alrededor…incluso los shihan que más tiempo llevaban entrenando… y sentir que todos estaban aprendiendo…
Era todo tan nuevo y tan conocido a la vez que por un momento no supe si estaba entrenando en Japón o en España.
Como no me quiero extender mucho más terminaré dando las gracias a Raúl, José, Jaime, Charlie y Pedro por compartir este fantástico viaje conmigo y por enseñarme tanto en esos 8 días tan intensos no solo dentro del tatami, sino también fuera de él.
Quiero dar las gracias también a mis padres por entender mi ilusión de este viaje, a mi Teacher Javi por enseñarme tanto y tanto cada día (la mitad de este viaje es tuyo también) y a mi novia Cristina por apoyarme y darme fuerzas en cada cosa que hago.
Por último y como conclusión de este viaje me siento feliz de haber visto con mis propios ojos, que en el budo no existen distancias, obstáculos ni metas.
Entrena siempre con una sonrisa y diviértete con lo que haces.

Rubén Maroto Domínguez
Bujinkan Yoruko Segovia Dojo


Con la luna como testigo de excepción

Shidoshi Ho Juanmi – Septiembre 2012

Los últimos coletazos del mes de agosto nos dejaron el dojo mermado por las ausencias típicas de las vacaciones de verano.  Los pocos que quedábamos nos calzamos el kimono, las tabis (quien las tenía) y las ganas de entrenar para ir a un sitio que para mí es muy especial.

Torrejón no ofrece demasiados espacios que recuerden a la Naturaleza en estado puro pero, buscando, uno acaba encontrando…

Cuando llegamos al lugar en cuestión, los recuerdos fluían en mí como una corriente eléctrica. Recuerdos de cuando estudiábamos y entrenábamos para nuestro examen de cinturón negro, hace unos pocos años. Recordé las manos doloridas por los pinchos, la espalda resentida por rodar en el duro suelo, los kimonos manchados por la tierra seca, el sudor y las picaduras de mosquitos.

Entrenamiento en Torrejón de Ardoz

También recordé el sentimiento de unidad y el cariño que nos profesábamos los unos a los otros. Compañeros de batallas tanto internas como externas. Una piña unida con un solo fín. El entrenamiento. Recordé nuestras sonrisas durante, y al final de cada entrenamiento y las ganas que quedaban de volverlo a repetir, a pesar de todo.

Por eso quise revivir con mis chicos todo aquello. 

Corrieron, saltaron, sudaron, se mancharon…

Pero sobre todo VIVIERON y experimentaron lo que es un entrenamiento al aire libre, codo con codo con la Naturaleza, dejando que los árboles fuesen su guía, que la noche fuese su manto y que la Luna fuera la única luz.

Por un momento cerré los ojos y traté de imaginar cómo serían esos entrenamientos hace tantos años en los que tanto Pedro, como su Maestro Pedro Fleitas, como Hatsumi Sensei salían al campo a entrar en contacto con la Madre Naturaleza.

Tras abrirlos, la única sensación que tenía era la de volverlo a repetir. Y los abrazos y sonrisas de los chicos me daban la razón.

Repetiremos, pues.

BUFU IKKAN!!

Entrenamiento en Torrejón de ArdozEntrenamiento en Torrejón de Ardoz - Ganseki NageEntrenamiento en Torrejón de Ardoz - Métodos de gopeo con lo pies

Entrenamiento en Torrejón de Ardoz - Sako kenEntrenamiento en Torrejón de Ardoz - Fudo kenEntrenamiento en Torrejón de Arzdoz - Andar sigiloso