Archivo de la etiqueta: Japón

Mi viaje a Japón 2012

Todo surgió de repente, sin planes. A primeros de noviembre un día como otro cualquiera hablando con Javi (mi teacher), recuerdo que le pregunté sobre si este año habría viaje a Japón como los anteriores, pero nadie lo sabia con seguridad…
A los pocos días Charlie puso un comentario en Facebook confirmando el viaje y al leerlo, sin darme cuenta mi mente ya había comenzado a prepararlo todo.
No puedo explicar la felicidad que sentí al leerlo pero si puedo decir que tenia claro que este año iba a conseguir viajar a Japón.
Los días fueron pasando y con el billete ya comprado, enseguida llegó el Lunes 19, hice la maleta y me despedí de mi familia, de mi teacher y de mi novia Cristina!
Fue un momento algo duro para mí al ver a todos con cara de preocupación al marcharme, pero intenté que no se me notara para que no se preocuparan más de la cuenta jijiji.
Cogí el coche y fui hasta la casa de Jaime que me invitó a dormir para salir juntos hacia el aeropuerto la mañana siguiente.
Una vez en el primer avión y pasadas unas dos horas aterrizamos en Amsterdam y allí subimos al avión que nos llevaría directos a Japón. Era la primera vez en mi vida que salía de España, asíque me parecía todo increíble.
Cuando bajamos del avión después de un montón de horas…no podía terminar de creerme que estuviera allí…por fin habíamos llegado a Tokio!! Aunque aún nos quedaban 3 horas en tren y 1 en autobús hasta llegar a nuestro primer destino: Togakushi.
Al llegar me quede impresionado por el cambio tan brusco de mentalidad y costumbres.
Al bajarnos del autobús aun nos quedaban unos km andando que gracias a José nos los pudimos evitar ya que se estaba haciendo de noche y hablando en un perfecto japones con la gente del lugar, consiguió que el personal del hotel nos bajara a buscar con una flamante furgoneta jaja.
A la mañana siguiente comenzamos la pateada para ver los templos del lugar entre las montañas y los parajes…que puedo decir…no he visto algo tan bonito en mi vida. Las fotos hablan por si solas, aunque si os impresionan las fotos…verlo en directo es una pasada!!
Al terminar de ver todo lo que nos dio tiempo nos fuimos hasta nuestro próximo destino Kashiwa, donde teníamos el hotel para pasar los días.
A la mañana siguiente partimos ya para el Hombu Dojo a nuestro primer entrenamiento. Confieso que tenía muchísimas ganas de llegar para ver aquello y entrenar.
La primera clase fue con Noguchi, al entrar por la puerta, descalzarme y mirar alrededor aun no podía creerme que estaba allí. Me puse el quimono saludé en dirección al Kamiza y entré al tatami…no pensé… simplemente me sentía muy feliz.
El entrenamiento se me hizo muy corto, disfrute como un niño entrenando y con una sonrisa de oreja a oreja todo el tiempo.
Llego la tarde y tocaba clase con Hatsumi Sensei, yo estaba tranquilo y paciente, hasta que apareció por la puerta del Hombu…en ese momento se me puso la piel de gallina.
Hatsumi Sensei iba vestido con ropa de calle, se descalzó al entrar y me pareció ver como que le costaba subir un escalón que había, caminaba despacio, se metió en un cuarto a cambiarse y a los pocos minutos salio con el pantalón del kimono, una sudadera y abrochándose el cinturón…algo cambió en él cuando se puso el kimono. Parecía un chico de 20 años! Se le veía muy feliz de estar allí dando la clase.
La clase comenzó sacando a dos personas para que ejecutaran una técnica y a partir de ahí el iba haciendo Henkas, moviéndose y adaptándolas. Parece que no hacía nada y lo hacía todo… en un parpadeo tenía a uke en el suelo retorcido de dolor. Ver como se mueve a su edad es todo un espectáculo.
Mientras que ejecutaba técnicas le veía reírse y disfrutar con lo que hacía, y ahí fue cuando me di cuenta de que me sentía como en casa.
Ver a toda la gente a mi alrededor…incluso los shihan que más tiempo llevaban entrenando… y sentir que todos estaban aprendiendo…
Era todo tan nuevo y tan conocido a la vez que por un momento no supe si estaba entrenando en Japón o en España.
Como no me quiero extender mucho más terminaré dando las gracias a Raúl, José, Jaime, Charlie y Pedro por compartir este fantástico viaje conmigo y por enseñarme tanto en esos 8 días tan intensos no solo dentro del tatami, sino también fuera de él.
Quiero dar las gracias también a mis padres por entender mi ilusión de este viaje, a mi Teacher Javi por enseñarme tanto y tanto cada día (la mitad de este viaje es tuyo también) y a mi novia Cristina por apoyarme y darme fuerzas en cada cosa que hago.
Por último y como conclusión de este viaje me siento feliz de haber visto con mis propios ojos, que en el budo no existen distancias, obstáculos ni metas.
Entrena siempre con una sonrisa y diviértete con lo que haces.

Rubén Maroto Domínguez
Bujinkan Yoruko Segovia Dojo


Esperar el momento, a todos nos llega

YÛ RYU  ”Dragón Valeroso” (Yúgodan Bujinkan Dojo) – Septiembre de 2012

Se que es complicado para muchos practicantes seguir el ritmo de practica en Bujinkan, actualmente mucho más duro que hace cuatro o cinco años, pero la verdad es que siempre ha sido así.

Recuerdo la anécdota de Pedro Fleitas cuando contaba su primer viaje a Japón y de que como tenía que llegar a los sitios y no sabía idiomas. Cogía taxi para llegar de Noda a Tokio  y otra vez regresar para comprar o dormir y entrenar. Esto le supuso mucho dinero y mucho, mucho esfuerzo.

Durante mis años de práctica he tenido la suerte de ver el esfuerzo de muchos compañeros, en mi primer Taikai, conocí a un gran Budoka, el era de Málaga y vendió su coche para poder asistir al Taikai junto a Sensei. He conocido alumnos que dieron todo por entrenar en cursos y viajes por España. Lo dieron todo si,  pero al no mantenerse en el entrenamiento, lo perdieron de verdad. Solo estaban motivados por un único impulso, y tal vez aquel impulso no era el correcto.

Bujin y taza de téYo mismo, vi como mis compañeros viajaban a Japón y yo tarde cinco años en poder hacerlo, pero hoy en día me mantengo en la practica, y muchos de ellos no.  He tenido etapas en las que he viajado hasta tres veces en un año a Japón pero eso no garantiza tu calidad en la  practica. Mi motivación siempre fue la de acompañar a mi maestro para ser testigo de la relación que él mantiene con su maestro.”Nunca fui con intenciones egoístas ni para aprender nada en particular” y aquí sigo entrenando cuatro o cinco veces a la semana y llegando cada vez a más corazones. Siempre he procurado estar cerca de mi maestro, casi siempre en silencio, casi siempre escuchando, intentando “no molestar”. Siempre me han acompañado muchos alumnos. Mi papel en sus seminarios era casi de incógnito. De repente, un día comencé a ser Uke y hasta hoy. Yo comencé con Pedro Fleitas en año 1995 en un curso en Oviedo, aunque mi entrenamiento anterior comenzó mucho antes. He visto como mi relación con él a ido cambiando con el tiempo, el siempre me decía “Pedro, mejor el segundo, que el primero se lleve los tiros” jijijiji, y así sigo intentando no protagonizar una historia de valientes donde siempre mueren los que primero salen. Hay que esperar, esperar tu momento.

No me cansaré nunca de repetir lo que he oído o leído “sin objetivos aparentes“; si buscas un grado, reconocimiento de los que te rodean o simplemente deseas entrenar por estar junto a otras personas a las que adoras, tal vez tu motivación no es correcta. Takamatsu sensei decía algo así como: “el verdadero ninja es el que consigue lo que desea haciendo felices a los que le rodean”.

Sueña con ser feliz haciendo felices a los demás, practica cada día, come correctamente y sonríe, que si no te pilla un camión, tendrás una vida longeva. Cuando te des cuentas, contarás a tus nietos batallitas del pasado y todo tu esfuerzo acabará cerrando los ojos. Pero eso sí, siempre sonriendo y haciendo felices a los que te rodean.

Yû Ryu sonriendo


Dragón Rojo

Esther – Uma Ryu Dojo (Abril 2012)

…La excursión a Nikko supuso una bonita experiencia…

De mi viaje a Japón, en noviembre de 2010, me queda una huella imborrable. Fue especial e intenso… Los que habéis vivido una aventura similar sabéis de lo que hablo… La excursión a Nikko supuso una bonita experiencia: avistando el monte Fuji a lo lejos mientras íbamos para allá, el parque natural de los monitos, los templos y santuarios que visitamos, todo envuelto en un mágico ambiente…

…Pedro nos llevó a una tiendecita…

Al final del día, aun a riesgo de perder el último tren de vuelta a Kashiwa, Pedro nos llevó a una tiendecita en el centro del pueblo, donde presenciamos el trabajo de un artista que nos dejó pasmados, la belleza de su obra y su increíble pericia para realizarla se llevaron nuestro más humilde aplauso.  Siempre recordaré la vuelta en el tren, cómo nos arremolinamos alrededor de Pedro para escucharle, tirados por el pasillo del vagón porque no queríamos perder detalle de sus palabras, y cómo los recién Godan caían dormidos en los asientos

Dragón Rojo, realizado en Nikko (Japón)

…Orgullosa y feliz por estar donde estoy…

Dicen que las cosas ocurren en su justo y preciso momento, que la casualidad no existe y todo sigue un orden lógico. Pues bien, ya era hora de que liberara de su encierro a mi dragón rojo de la felicidad y le dejara constatar su trabajo… Orgullosa y feliz por estar donde estoy, por seguir a Pedro y sentirme tan querida y apoyada por todos vosotros, mil gracias por formar parte de mi Dragón Rojo.