Archivo de la etiqueta: felicidad

Más que un arte marcial

Laura (Yû Ryu – Oliver Raposo Dojo) – Septiembre 2012

Siempre que veía pelis de artes marciales lo que esperaba con más fervor era la aparición de los ninja, esos personajes que siempre hacían el mismo papel; los malos de la película. Al contrario que a la inmensa mayoría, no me cautivaban del mismo modo las películas de Kung Fu, Kárate u otros estilos marciales (muy respetables por supuesto) como lo hacían estos sombríos personajes que siempre surgían de la nada con su rostro oculto y que parecían ir en contra de la gravedad por sus tremendas dotes de agilidad. Siempre eran los malos, sí, pero no había rival igual…eran invencibles y tenían poderes!! ¿A caso había algo que “molara” más?

Nadie sabía muy bien que o quienes eran pero el caso es que si tu madre te ponía un pasamontañas por el frío (sí, aquellos horribles que picaban tanto) todos te decían: ¡¿vas disfrazado de ninja o qué?! Si en gimnasia eras ágil y hacías volteretas o saltos sorprendentes: ¡este se cree un ninja!, Y no digo nada ya de cuando te iban a echar la bronca por algo y tú intentabas desaparecer como podías: ¡Mira este que listo como ha hecho el ninja! Inevitablemente ese espíritu ninja siempre estaba entre nosotros.

Lo cierto es que desde siempre me han llamado la atención enormemente las artes marciales en general, lo veía como algo muy bonito y espiritual a la par que práctico, pero por otra parte, debido a mis inseguridades, siempre pensé que yo no sería capaz de introducirme en ese mundo tan apasionante y de llegar a saber fluir tal y como lo hacían en aquellas pelis y documentales.

Pero…qué casualidad que la vida misma me llevó a encontrarme con una persona que precisamente había practicado durante mucho tiempo ese arte marcial que tanto me intrigaba. Recuerdo que ni siquiera sabía el nombre que recibía. Durante 5 años me ha enseñado cosas muy útiles del Ninjutsu, aunque sin poder practicar técnicas físicas, únicamente conceptos e ideas que en mí día a día me han sido de gran utilidad en todas y cada una de mis situaciones. Esto demuestra que el Budo no es solo un arte marcial como cualquier otro, sino que es un perfecto modo de vida.

Hace un año pude, por fin, inmiscuirme en la práctica total del Budo Taijutsu y mi concepto de todo ha cambiado todavía más. Además de haberme ido aportando mayor seguridad en mi misma ha hecho que comprendiera muchos de los conceptos que mi pareja y maestro hoy en día me inculcó, llevándolos a la práctica de manera distinta y mucho más útil.

Hay a quien la práctica de artes marciales le intensifica la arrogancia y la agresividad, no sé si, de algún modo, debido al erróneo enfoque (desde mi punto de vista) hacia la competición de la mayoría de ellas. Yo tengo que decir desde que estoy en el camino del Budo soy una persona mucho más segura, tranquila (aunque aún me queda mucho por trabajar esta parte) y feliz. Cada día disfruto más de las clases aprendiendo cosas que van mucho más allá de su mera utilidad en posibles enfrentamientos.

Y para terminar, creo que hablo en nombre de todo el dojo de Azuqueca cuando digo que nos sentimos muy orgullosos y agradecidos de formar parte de esta gran familia de “Buyus” y en particular, por supuesto, no estaría en el camino de no ser por Oliver al que le debo todo y a Pedro, una magnífica persona de gran corazón que hizo posible todo esto.

En nombre de todo del Dojo de Azuqueca: ¡Gracias!

Entrenamiento del Shihan Pedro Zapatero, con compañeros de Uma Ryu en Azuqueca de Henares

Visita en septiember de 2012 del Shihan Pedro Zapatero al dojo de Azuqueca


Esperar el momento, a todos nos llega

YÛ RYU  ”Dragón Valeroso” (Yúgodan Bujinkan Dojo) – Septiembre de 2012

Se que es complicado para muchos practicantes seguir el ritmo de practica en Bujinkan, actualmente mucho más duro que hace cuatro o cinco años, pero la verdad es que siempre ha sido así.

Recuerdo la anécdota de Pedro Fleitas cuando contaba su primer viaje a Japón y de que como tenía que llegar a los sitios y no sabía idiomas. Cogía taxi para llegar de Noda a Tokio  y otra vez regresar para comprar o dormir y entrenar. Esto le supuso mucho dinero y mucho, mucho esfuerzo.

Durante mis años de práctica he tenido la suerte de ver el esfuerzo de muchos compañeros, en mi primer Taikai, conocí a un gran Budoka, el era de Málaga y vendió su coche para poder asistir al Taikai junto a Sensei. He conocido alumnos que dieron todo por entrenar en cursos y viajes por España. Lo dieron todo si,  pero al no mantenerse en el entrenamiento, lo perdieron de verdad. Solo estaban motivados por un único impulso, y tal vez aquel impulso no era el correcto.

Bujin y taza de téYo mismo, vi como mis compañeros viajaban a Japón y yo tarde cinco años en poder hacerlo, pero hoy en día me mantengo en la practica, y muchos de ellos no.  He tenido etapas en las que he viajado hasta tres veces en un año a Japón pero eso no garantiza tu calidad en la  practica. Mi motivación siempre fue la de acompañar a mi maestro para ser testigo de la relación que él mantiene con su maestro.”Nunca fui con intenciones egoístas ni para aprender nada en particular” y aquí sigo entrenando cuatro o cinco veces a la semana y llegando cada vez a más corazones. Siempre he procurado estar cerca de mi maestro, casi siempre en silencio, casi siempre escuchando, intentando “no molestar”. Siempre me han acompañado muchos alumnos. Mi papel en sus seminarios era casi de incógnito. De repente, un día comencé a ser Uke y hasta hoy. Yo comencé con Pedro Fleitas en año 1995 en un curso en Oviedo, aunque mi entrenamiento anterior comenzó mucho antes. He visto como mi relación con él a ido cambiando con el tiempo, el siempre me decía “Pedro, mejor el segundo, que el primero se lleve los tiros” jijijiji, y así sigo intentando no protagonizar una historia de valientes donde siempre mueren los que primero salen. Hay que esperar, esperar tu momento.

No me cansaré nunca de repetir lo que he oído o leído “sin objetivos aparentes“; si buscas un grado, reconocimiento de los que te rodean o simplemente deseas entrenar por estar junto a otras personas a las que adoras, tal vez tu motivación no es correcta. Takamatsu sensei decía algo así como: “el verdadero ninja es el que consigue lo que desea haciendo felices a los que le rodean”.

Sueña con ser feliz haciendo felices a los demás, practica cada día, come correctamente y sonríe, que si no te pilla un camión, tendrás una vida longeva. Cuando te des cuentas, contarás a tus nietos batallitas del pasado y todo tu esfuerzo acabará cerrando los ojos. Pero eso sí, siempre sonriendo y haciendo felices a los que te rodean.

Yû Ryu sonriendo


Bujinkan, 1 de julio de 2012

1 de julio de 2012, la fecha que desde el principio se nos antojó tan lejana, llegó tan rápido que se nos echó el tiempo encima y el día antes faltaban millones de cosas por hacer. La noche previa a la celebración del seminario que nuestro dojo debía organizar esta señorita a penas pegó ojo. Los nervios porque todo saliera bien, porque todo el mundo llegase a tiempo y sin perderse, porque no nos echaran del club deportivo cuando conocieran a la familia bujinkan…

…algunos compañeros no pudieron asistir…

Desde primera hora de la mañana parecía que todo iba en contra nuestra, algunos compañeros tuvieron percances de última hora y no pudieron asistir (aunque estuvieran presentes todo el tiempo a través de whatsapp) y eso era un problema añadido. Pero una vez más pudimos mostrar a los que no nos conocen que Uma Ryu es una gran familia donde siempre hay personas dispuestas a echar una mano en lo que haga falta.

…supe que todo saldría bien…

Cuando empezó a la llegar tanta gente, compañeros y amigos, a los que siempre te alegra ver, todo eran abrazos, besos, palabras de ánimo, apoyo constante, por parte de todos. Supe que todo saldría bien.

Entre unas cosas y otras yo no pude disfrutar de las enseñanzas de nuestro maestro Pedro ni de nuestro invitado Miguel en el tatami, aunque si pude escaparme de las responsabilidades de la organización y tirarme a la piscina (literalmente) para disfrutar con mis compañeros del punto final de la jornada.

…como si ese día hubiera crecido un poquito más…

La sensación de felicidad y satisfacción que me quedó el domingo al despedir a todo el mundo y llegar a mi casa aun no me la he despegado de la piel. Me acompaña a cada paso que hoy, como si ese día hubiera crecido un poquito más.

En el club social La Pozuelase quedaron gratamente sorprendidos con el comportamiento y la actitud de todo el que llegaba y se unía al grupo, seguramente esperaban algo mucho más marcial, quizás incluso militar, y ahí estabais todos vosotros para mostrar que se entrena en el tatami, pero también en la barra del bar tomando un café, en la hora de la comida, cantando el cumpleaños feliz… (gracias a todos por ayudarnos a hacer más especial el cumple de nuestro maestro Juanjo).

…gran satisfacción para todos…

Ese seminario que debíamos organizar, que tanto miedo nos daba, terminó por ser una gran satisfacción para todos los miembros de Bujinkan Bushin Dojo, y os diré que finalmente le cogimos el gustillo, y solo 4 días después embarcaba a mi maestro y a mis compañeros en una nueva aventura… Pero esa ya os la contaré.

Gracias Pedro. Gracias Miguel. Gracias Juanjo. Y gracias a todos y cada uno de vosotros por asistir, por el apoyo, por la amistad y por los shutos!


Dragón Rojo

Esther – Uma Ryu Dojo (Abril 2012)

…La excursión a Nikko supuso una bonita experiencia…

De mi viaje a Japón, en noviembre de 2010, me queda una huella imborrable. Fue especial e intenso… Los que habéis vivido una aventura similar sabéis de lo que hablo… La excursión a Nikko supuso una bonita experiencia: avistando el monte Fuji a lo lejos mientras íbamos para allá, el parque natural de los monitos, los templos y santuarios que visitamos, todo envuelto en un mágico ambiente…

…Pedro nos llevó a una tiendecita…

Al final del día, aun a riesgo de perder el último tren de vuelta a Kashiwa, Pedro nos llevó a una tiendecita en el centro del pueblo, donde presenciamos el trabajo de un artista que nos dejó pasmados, la belleza de su obra y su increíble pericia para realizarla se llevaron nuestro más humilde aplauso.  Siempre recordaré la vuelta en el tren, cómo nos arremolinamos alrededor de Pedro para escucharle, tirados por el pasillo del vagón porque no queríamos perder detalle de sus palabras, y cómo los recién Godan caían dormidos en los asientos

Dragón Rojo, realizado en Nikko (Japón)

…Orgullosa y feliz por estar donde estoy…

Dicen que las cosas ocurren en su justo y preciso momento, que la casualidad no existe y todo sigue un orden lógico. Pues bien, ya era hora de que liberara de su encierro a mi dragón rojo de la felicidad y le dejara constatar su trabajo… Orgullosa y feliz por estar donde estoy, por seguir a Pedro y sentirme tan querida y apoyada por todos vosotros, mil gracias por formar parte de mi Dragón Rojo.