Archivo de la etiqueta: budoka

Mayoría de edad

Shidoshi Alberto Fuertes – septiembre 2012

Alberto FuertesCuan lejos nos parece cuando somos pequeños el llegar a cumplir los 18 para poder entrar a las discotecas… Una vana ilusión, ya que cuando llegamos a cumplir los 18 nos damos cuenta de cuantas cosas dejamos atrás para entrar en el mundo de los “mayores”.

Hace 18 años entre con mi madre en el gimnasio de un amigo de ella para que ocupara las horas libres que tenia. Al preguntarme la secretaria que horas quería ocupar me comento que solo había Ninjutsu a esa hora. Ingenuo de mi le pregunte que era eso, a lo que ella respondió “No lo se, empezó la semana pasada” con lo cual al día siguiente me presente a la hora que me indicó.

Conocí a Pedro que lo primero que recuerdo de él es su sonrisa y el “no me llames Profe” ya que cuando me dirigía a él así le llamaba al principio. Me enseñó a caminar como se enseña a un niño pequeño en este arduo camino del Budo, pero también me dejó (y me deja) pegarme los batacazos que me corresponde echándome la bronca cuando así me la he ganado.

Muchas veces caemos y nos levantaremos en este camino. Y con una sonrisa siempre, ya que habrá gente que se caiga y se levante a nuestro lado. En los momentos en los que no podamos levantarnos solos seguro que alguien nos ayuda.

A lo largo de mi carrera de budoka muchas veces he oído a la gente “llorar” por no poder entrenar por una lesión, por el trabajo, por la pareja… Si, es difícil, pero si no entrenas lo poco que puedes, es cuando lo dejarás. Si solo entrenas un día a la semana o al mes, atesóralo como lo que es: un regalo que puedes mostrar a los demás.

Por suerte o por desgracia, son una persona con varias enfermedades mas bien crónicas (si de la cabeza también, lo se) pero sigo subiendo a entrenar. Si me preguntas el motivo te diré que no se por qué lo hago, pero que si no lo hago me faltaría algo.

Son 18 años de carrera los que llevo en el Budo y espero que sean unos pocos más. No tengo ni meta ni prisa. Solo quiero seguir en este camino porque es lo que siempre me ha dicho mi maestro: perseverancia, entrenamiento, sudor y sobre todo risas.

Haciendo un balance de estos años puedo decir (o eso creo) que aun tengo mucha guerra que dar y que aun con 18 años soy un crío al que se le puede enseñar jijijijijij.

Gracias a todos los que estuvieron, están y estarán en este camino que aun continua.

Trabajo de martillo

Recreación del Shidoshi Alberto Fuertes en el embu realizado en el Canoe en abril de 2011.


Esperar el momento, a todos nos llega

YÛ RYU  ”Dragón Valeroso” (Yúgodan Bujinkan Dojo) – Septiembre de 2012

Se que es complicado para muchos practicantes seguir el ritmo de practica en Bujinkan, actualmente mucho más duro que hace cuatro o cinco años, pero la verdad es que siempre ha sido así.

Recuerdo la anécdota de Pedro Fleitas cuando contaba su primer viaje a Japón y de que como tenía que llegar a los sitios y no sabía idiomas. Cogía taxi para llegar de Noda a Tokio  y otra vez regresar para comprar o dormir y entrenar. Esto le supuso mucho dinero y mucho, mucho esfuerzo.

Durante mis años de práctica he tenido la suerte de ver el esfuerzo de muchos compañeros, en mi primer Taikai, conocí a un gran Budoka, el era de Málaga y vendió su coche para poder asistir al Taikai junto a Sensei. He conocido alumnos que dieron todo por entrenar en cursos y viajes por España. Lo dieron todo si,  pero al no mantenerse en el entrenamiento, lo perdieron de verdad. Solo estaban motivados por un único impulso, y tal vez aquel impulso no era el correcto.

Bujin y taza de téYo mismo, vi como mis compañeros viajaban a Japón y yo tarde cinco años en poder hacerlo, pero hoy en día me mantengo en la practica, y muchos de ellos no.  He tenido etapas en las que he viajado hasta tres veces en un año a Japón pero eso no garantiza tu calidad en la  practica. Mi motivación siempre fue la de acompañar a mi maestro para ser testigo de la relación que él mantiene con su maestro.”Nunca fui con intenciones egoístas ni para aprender nada en particular” y aquí sigo entrenando cuatro o cinco veces a la semana y llegando cada vez a más corazones. Siempre he procurado estar cerca de mi maestro, casi siempre en silencio, casi siempre escuchando, intentando “no molestar”. Siempre me han acompañado muchos alumnos. Mi papel en sus seminarios era casi de incógnito. De repente, un día comencé a ser Uke y hasta hoy. Yo comencé con Pedro Fleitas en año 1995 en un curso en Oviedo, aunque mi entrenamiento anterior comenzó mucho antes. He visto como mi relación con él a ido cambiando con el tiempo, el siempre me decía “Pedro, mejor el segundo, que el primero se lleve los tiros” jijijiji, y así sigo intentando no protagonizar una historia de valientes donde siempre mueren los que primero salen. Hay que esperar, esperar tu momento.

No me cansaré nunca de repetir lo que he oído o leído “sin objetivos aparentes“; si buscas un grado, reconocimiento de los que te rodean o simplemente deseas entrenar por estar junto a otras personas a las que adoras, tal vez tu motivación no es correcta. Takamatsu sensei decía algo así como: “el verdadero ninja es el que consigue lo que desea haciendo felices a los que le rodean”.

Sueña con ser feliz haciendo felices a los demás, practica cada día, come correctamente y sonríe, que si no te pilla un camión, tendrás una vida longeva. Cuando te des cuentas, contarás a tus nietos batallitas del pasado y todo tu esfuerzo acabará cerrando los ojos. Pero eso sí, siempre sonriendo y haciendo felices a los que te rodean.

Yû Ryu sonriendo