El Budo se esconde en todos los pequeños detalles

Ante todo quisiera agradecer el esfuerzo y la dedicación que demostraron todos mis compañeros y todos los miembros de esta nuestra familia que es la Bujinkan al asistir el día 21 a Toledo con el motivo de la visita del Maestro Pedro Fleitas.
No todos los días tenemos la oportunidad de compartir nuestras experiencias con uno de los máximos exponentes del Budo tanto a nivel nacional como internacional y me llena de entusiasmo saber que por primera vez halla venido a visitarnos a Toledo.

20130121-fleitas-toledo-004En mi caso ya había asistido hace un tiempo a un curso impartido por el Maestro en Madrid y aun recuerdo la sensación que viví en ese momento, que sin lugar a dudas volvió a repetirse en su visita a mi ciudad. Aunque dicha sensación es difícil de explicar, debo remontarme a mi primer encuentro con el ninjutsu para darle algo de sentido.
Toledo no es una ciudad rica en lo que a tradición marcial se refiere y aunque había practicado algunas artes marciales y deportes de contacto anteriormente no encontraba su sentido y solo podría definirlas con un adjetivo, planas, simples actividades de sala de gimnasio…además con mis 16 años vivía una época difícil en la que ni siquiera conseguía encontrarme a mí mismo…

Un buen día normal como otro cualquiera me dirigía a la biblioteca municipal y ojeando entre las montañas de libros me llama la atención uno de ellos, bastante deteriorado, como si hubiera esperado a que alguien se fijase en el. Mi sorpresa fue grande cuando observé la portada: Ninjutsu, técnicas superiores, del Shidoshi Pedro Fleitas. Inmediatamente comencé a leer y observar pagina a pagina como si de un tesoro se tratase; comencé a leer en voz alta palabras como jumonji, hicho, Gyokko Ryu, Kihon Happo…que en ese momento no significaban mucho más para mí que extraños nombres en un idioma incomprensible; pero mi intuición me decía que eran algo más que eso, un tesoro mismo, una esencia oculta entre las palabras.

Lo que sucedió a continuación nunca tendré claro si fue fruto del azar o simplemente formaba parte del destino…dos meses después de encontrar aquel libro podía leer claramente en el tablón de mi gimnasio: Clases de ninjutsu en Toledo. No dudé, simplemente no pensé, conté cada día que quedaba para el inicio de las clases donde conocí por primera vez al que sería mi instructor, mi guía en este camino, mi maestro Juanjo García.
Comencé las clases con un entusiasmo que pocas veces había sentido en mi vida, dándolo siempre todo y un poco más, creciendo año tras año como artista marcial y como persona, con unos compañeros que no cambiaria jamás y sin los cuales no sería ni mucho menos la misma persona que soy ahora.

Pasado un tiempo comencé a observar a grandes maestros como Pedro Zapatero, Miguel Sanz… o el propio Pedro Fleitas y sentía un profundo respeto y admiración por su esfuerzo, su dedicación, pero por encima de todas las cosas, por su amplia sonrisa.20130121-fleitas-toledo-003Poco a poco he adquirido conocimientos que antes no tenía, cada día he intentado avanzar, paso a paso, a veces tropezando pero siempre volviéndome a levantar incluso con más ganas…pero es en momentos, como el pasado día 21, en los que descubres que si algo tiene de particular el Budo es que tu construyes tu propio camino y las herramientas para ello son la dedicación, las enseñanzas de cada día y por encima de todo tus compañeros y tu maestro.
Por último he de destacar una conclusión a la que llegue después del seminario del Maestro y que ha marcado un antes y después en mi manera de ver las cosas. Cuando comencé a entrenar con 17 años concebía el Budo como un fin en sí mismo, un objetivo, una meta, un camino a la perfección y al conocimiento…solo ahora puedo comprender que no es un fin en si mismo, ni siquiera un principio, simplemente es un sentido, el sentimiento que se esconde en todas los pequeños detalles de nuestras vidas.

Solo ahora soy capaz de percibir lo grande que es el Budo para mi vida, una parte indispensable para mi, mi mejor cara, mi sonrisa cada mañana, la fuerza que me inspira coraje en los momentos de dificultad…y todo eso se lo debo a todas y cada una de las personas que dedican su vida a transmitir y a hacer llegar al mundo entero este arte, las palabras y enseñanzas de nuestro Soke Masaaki Hatsumi para que otros como yo puedan descubrir el Budo y finalmente conocerse a si mismos.

Participantes en el seminario impartido por el Shihan Pedro Fleitas  

Carlos Plaza

Bujinkan Bushin Dojo

 


One response to “El Budo se esconde en todos los pequeños detalles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: