Budo – vida

Juan Cruz (Yû Ryu – Tato Canoe Dojo) – Octubre 2012

…al final va a resultar que yo hacía ninjutsu y no lo sabía…

“Al final va a resultar que yo ya hacía ninjutsu y no lo sabía.” Esto dijo una compañera del dojo la semana pasada. Lleva 3 entrenamientos, si no recuerdo mal, y en la inestimable compañía de unas cervezas estábamos ella, Tatín y yo hablando sobre el entrenamiento, el budo y la vida en general. Hablábamos sobre que la bujinkan no es dar unos golpes mejor o peor, es mucho más, una actitud trasladada a la vida, y ella se reía cuando veía en su vida aspectos que mencionábamos del budo.

Otro compañero que acaba de empezar me preguntó el jueves si alguna vez había usado el ninjutsu fuera del dojo, y su cara fue un poema cuando le respondí: “Sí, pero sin pegar a nadie”. Me hace gracia cómo voy viendo poco o poco y gracias a las enseñanzas de Tato, o a su transmisión como él dice, que lo que veo en el dojo no me vale para una emergencia, sino para luchar cada día, que lo que aprendo se traslada a todos los aspectos de la vida y no únicamente a una situación de confrontación física.

Juan en Ichimonji no kamae debajo de un sauceEn el curso de Gijón Pedro me dio la oportunidad de decir que lo que él decía de que había que ser capaz de cambiar y de arriesgarse lo había escuchado el día anterior en clase. Distinto contexto, misma enseñanza. Y este fin de semana no podía evitar acordarme del budo cuando oía que a la hora de ofertar una actividad esta debía ser lo más inclusiva posible. ¿Qué hay más inclusivo que no hacer distinciones entre grados a la hora de entrenar? Lo bonito está en que ante la misma técnica cada uno ve algo diferente, y ahí está la riqueza de entrenar todos juntos. Parte de la magia del budo es que tengas el nivel que tengas siempre te quedarán cosas por aprender, y creo que si mantienes la capacidad de ilusionarte, sorprenderte y ver que cada día supone un reto significa que vas por el buen camino.

…en el dojo aprendemos filosofía de vida…

Quizás el hecho de que estudie algo relacionado con la actividad física me ayude a hacer puentes entre estas 2 carreras, la marcial y la académica, pero en el fondo pienso que cualquiera puede trasladar a su ámbito lo que su maestro le transmite en el dojo (y fuera de él), ya que no aprendemos a pegar, aprendemos filosofía de vida.


2 responses to “Budo – vida

  • Tato

    Juan no te equivoques!!! en el dojo también aprendemos a pegar :-)))
    Eres GRANDE…

  • Francisco Rodriguez Martinez

    Muy bien ,cuando alguien hace estas reflexiones se nota la conexion que hay entre todo el grupo,son reflexiones que yo siento a diario esto es lo que hace a este arte tan especial.Te felicito Juan OK.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: