Sin el plan muy claro

Joaquín Garralda – “Tatín” (2º Dan de Yû Ryu – Tato Canoe Dojo) – Junio 2012

…Fletias compartió el concepto de los planes de acción…

Pedro Fleitas (en el curso que impartió en Granada) compartió con nosotros el concepto de los planes de acción. Solemos programarlo todo, de la manera más estricta y estática posible. Pero que la verdadera belleza reside en esas acciones espontáneas y etéreas, que en un instante afloran para desaparecen, y sólo dejar una esencia que nada tiene que ver con el plan inicial, sino con lo que hay detrás de la persona, del taijitsu.  Al menos eso es lo que yo entendí (que puede o no tener que ver con lo que él dijo).

En ese momento me impresionó ese concepto. No creo que lo entendiera al principio (y probablemente todavía no lo haga), pero ahora me doy cuenta que no es nuevo en mi vida, sino que mi maestro ya me lo había transmitido, y precisamente este viaje es prueba de ello.

…nuestro maestro disfrutaba con nosotros…

A las 4:40 de la mañana, se levantaban tres somnolientos guerreros en casa del maestro, dispuestos a embarcarse en una pequeña aventura. Tato, mi buyu (y gran amigo) Juan, y yo. Nos disponíamos a ir a Granada, entrenar y volver en el mismo día. ¿Una locura? Quizás, pero no lo vivimos como tal. Fueron horas en coche de disfrutar egoístamente de nuestro maestro, esta vez sólo para nosotros. Y el placer de notar cómo el también disfrutaba con nosotros. Horas de risas, de historias y de reflexiones.

Grupo representante de Uma Ryu con Pedro Fleitas

…sin el plan muy claro logramos llegar…

Sin el plan muy claro, con unos sándwiches en el maletero, nuestros kimonos y una sonrisa que nos duró todo el viaje. Así fue como logramos llegar a Granada, sólo para comprobar que no éramos los únicos que no podían dejar de sonreír. No importaban el grado, no importaban los años que lleváramos entrenando, no importaba de dónde venía cada uno; todos compartimos la misma cara de incredulidad al ver “levitar” a Fleitas por el tatami. Maestros como alumnos, y todos como participantes, acabamos llevándonos un poco más de calor dentro de nuestros corazones.

Pedro Fleitas realizando una técnica

La vuelta, lo que podía haberse tornado en una tortura, no fue otra cosa que la continuación de nuestra particular aventura. El cansancio no pudo hacer mella en la euforia que aún plagaba cada célula de nuestro cuerpo, y que hizo que la ilusión nos acompañara el resto del viaje.

…ninguna programación pudo haberlo mejorado…

Una vez acabado, me di cuenta que de esto es de lo que hablaba Pedro. Más allá de los planes que hayamos podido hacer (o no), se encontraba un viaje que aunque pareció durar un instante, nos dejó con el equivalente a meses de experiencias. Ninguna programación pudo haber mejorado el viaje. Fue algo que casi improvisamos la semana anterior y de lo que disfrutamos cada segundo. Sólo hay gratitud en mi corazón hacia mis dos compañeros en esta aventura, que consiguieron sacar la belleza de cada instante.

Grupo de participantes en el seminario de Granada 2012


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: